La Fuente de las Antillas

La Fuente de las Antillas, obra realizada por la escultora Rita Longa Arostegui en 1977 y una de las obras de mayor relevancia y motivo de verdadero orgullo popular en la ciudad de Las Tunas, está localizada en las calles Vicente García y Lucas Ortiz a la orilla del río Hormigo en la oriental provincia cubana de Las Tunas.

El núcleo de este conjunto escultórico se consiguió mediante el cuerpo de la India Taína tendido en sexual descanso sobre la flora marina, representando la mayor de las Antillas, La Isla de Cuba.

La leyenda que da origen a la pieza plantea que en una de las ínsulas del Mar Caribe, el cacique Jaías tenía a un hijo como su único heredero, pero este muere y el padre decide darle sepultura en el interior de una calabaza (símbolo de prosperidad y fertilidad), con el propósito de mantenerlo cerca de él y con la esperanza de que en algún momento pudiera resucitar.
Pero un día cuatro jóvenes tentados por la curiosidad, decidieron tomar la calabaza y al hacerlo, de esta brotaron peces y agua, dando origen a Las Antillas.

Este fue un proyecto que Rita había concebido inicialmente para diferentes partes de la Isla y del extranjero y que vio su materialización en la ciudad de Las Tunas por poseer el espacio ideal.

La Fuente de Las Antillas abarca un espacio de 40 metros de largo por 30 de ancho y refleja muy fielmente la leyenda que a su vez viene a interpretar las Antillas Mayores. En ella, Cuba aparece como un india dormida sobre el agua y a su alrededor están simbolizadas en coral las islas de Puerto Rico, Santo Domingo, Haití, Jamaica y la Isla de la Juventud.

La Fuente de Las Antillas está realizada en ferro-cemento con arena rosada de Guamá y sostenida por una armazón de acero.

Es una de las distinciones que representa a Las Tunas, como “Capital de la escultura cubana” en la que tiene lugar, La Bienal de Escultura Rita Longa. Esta obra alcanza renombre internacional colocando en lugar de honor al movimiento escultórico cubano de la década del 50.

El nacimiento artístico dio origen a un encuentro nacional de escultores en el propio año 1977, lo cual motivó a que Rita Longa, entonces presidenta del Consejo Asesor para el Desarrollo de la Escultura Monumentaria y Ambiental, exclamara: "Las Tunas es la capital de la escultura en Cuba". Y esa idea ha quedado grabada en tuneros y foráneos que visitan la urbe.