El Parque central “Vicente García González” (antigua Plaza de Armas fundado en 1915)

El Parque Central Vicente García es la instalación de su tipo más populosa de la ciudad de Las Tunas. Por encontrarse situado en el vórtice mismo de su casco histórico, exhibe siempre gran actividad y concurrencia. No existe en la ciudad de Las Tunas un sitio de mayor popularidad y carisma.

El Parque Central Vicente García tuvo como antecedente la otrora Plaza de Armas, inaugurada en el mismo sitio el 3 de abril de 1858. Aquí tuvieron lugar encarnizados combates entre las tropas cubanas y las españolas durante las guerras de liberación del siglo XIX.

La Plaza de Armas cumplió su función social por espacio de varias décadas. Pero en tiempos de la seudo-república, el comandante del Ejército Libertador Eduardo Vidal Fontaine, primer alcalde de Victoria de Las Tunas, acogió la idea de construir en el área un parque el mismo día en que asumió su cargo público, en el año 1910.

El 11 de enero de 1911 quedó constituido en la ciudad de Las Tunas el comité Pro Vicente García, cuyos integrantes recolectaron fondos para erigirle un monumento en la plaza al bien llamado León de Santa Rita.

Luego de una ardua tarea de recaudación de fondos para llevar a cabo dicho propósito,  la compañía italiana presidida por Juan Dopta, realizó el monumento de mármol. Finalmente, la estatua fue inaugurada el 10 de octubre de 1915 con un acto donde usó de la palabra el doctor Alfredo Zayas, quien años después sería Presidente de la República. En el acto fue distribuido un folleto biográfico del general insurrecto escrito por Armando Prat Lerma que viene a ser la primera biografía del héroe.

El costo de las actividades ascendió a 285 pesos. El 25 de agosto del propio 1915, antes de su inauguración, el Ayuntamiento decidió que la estatua que inmortaliza al León de Santa Rita se situara de modo que su frente diera a la calle Vicente García, con la iglesia de perfil.

Los bancos del parque eran de madera y el piso de losas de barro. Tenía forma cuadrada, la cual perdió por exigencias constructivas al pasar por la ciudad la carretera central. Hubo que rebanarle un ángulo, justamente en el sitio donde se encuentra hoy el busto de José Martí.