HISTORIA

Las Tunas es una ciudad cubana situada en la parte más occidental de la región oriental. Es la capital de la provincia de igual nombre. La ciudad es conocida como la "Capital de la escultura cubana", o el "Balcón de Oriente".

El nombre de Las Tunas proviene del cactus del mismo nombre que actualmente prolifera en patios, jardines, azoteas y varios rincones de la ciudad. Según refiere la historia oral en los corrales de San Gregorio, estaba ubicada la gran hacienda ganadera de Jesús Gamboa, rico jerarca local a cuyas fincas iban comerciantes de Puerto Príncipe, Bayamo y Manzanillo. Su ganado era de fama y todo el que venía a adquirirlo solía decir - voy para la hacienda de Las Tunas- tanto fue repetida la frase que perduró en el vocabulario popular y como en esa zona creció luego el pueblo pues quedó con el nombre de Las Tunas, al fundarse la ciudad.

Llamada el Balcón de Oriente, pues allí se inicia esa región de Cuba, Las Tunas se diferencia del resto de las ciudades del país: en ella no existen huellas de su pasado colonial.

El territorio actual de esa región estaba ocupado por el cacicazgo de Maniabón, al norte, y el de Cueybá, al sur, a la llegada de los conquistadores españoles. Se señala como la más antigua referencia histórica de aquel lugar, el arribo de Alonso de Ojeda al pueblo de Cueybá en 1510, tras naufragar la nave en que viajaba hacia La Española (hoy República Dominicana).

El recién llegado, con una funesta reputación, a causa de los crímenes cometidos contra los aborígenes de otras tierras americanas, traía consigo una imagen de la Virgen María, la cual había prometido entregar al primer pueblo que encontrase. Por tanto, Ojeda le regaló la efigie al cacique de Cueybá y le ordenó construir una ermita, donde los nativos mostraban gran devoción a la santa.

Fue así que ese asentamiento se convirtió en el primer lugar de Cuba donde se erigió un templo de la religión católica. Una vez fundada la villa de Bayamo, todo el territorio tunero quedó comprendido dentro de la demarcación del cabildo bayamés. En el siglo XVIII comenzó a fomentarse lentamente el poblado con la apertura de sitios o estancias, concedidos por los dueños de haciendas a aquellos que pasarían a nombrarse colonos.

Desde 1603 Juan Rivero González, había obtenido por Real cédula el primer hato y no fue hasta 1690 que se edificó la primera ermita católica, después de la conquista y colonización de Cuba, que en esta localidad le correspondió a Francisco de Morales. Durante estos años la economía local era fundamentalmente agropecuaria y de lento poblamiento regional, conformado fundamentalmente por hacendados de Bayamo, Holguín, Manzanillo y Puerto Príncipe.

Para 1729, esta localidad contaba con siete hatos denominado Cabaniguán, Birama, Las Tunas, Unique, Las Arenas, Ochoa y Aimiquiabo, y es necesario mencionarlos porque fueron la base de lo que hoy es básicamente el mayor territorio de la provincia Las Tunas.

Los apellidos fundadores de esta comarca fueron los Rivero-González; Vázquez; Santiesteban-Vázquez-Coronado; los Aguilera-Tamayo-Mejía; los Fajardo-Estrada; los Varona-González, entre otros.

Con el paso del tiempo, la ermita de Las Tunas se había destruido, al no tener un cura en propiedad, pues solo se utilizaba para albergar a los peregrinos que iban hacia Santiago del Prado (hoy del Cobre) a pagar sus promesas y en 1707, cuando la visita eclesiástica al Puerto del Príncipe del Obispo Don Jerónimo Valdés Sierra, el heredero del hato de Las Tunas, Diego Clemente del Rivero, pidió autorización a dicho Obispo para reerigir la ermita ya ruinosa. Con la venia de Valdés Sierra se iniciaron los trabajos y el templo quedó concluido en 1709, al que Clemente Rivero dio por nombre San Gerónimo en honor al Obispo y el Partido pedáneo tomó el nombre de San Jerónimo de Las Tunas, enriqueciéndose el toponímico de esta comarca.

Para 1761, San Jerónimo de Las Tunas, contaba con 40 familias, 211 almas y 51 sirvientes, que al ir desarrollando su economía agropecuaria se convirtió en un partido de la extensa región de Bayamo, quedando la iglesia con el nombre de San Jerónimo y el partido pedáneo con el de Tunas de Bayamo.

En 1790, fue reedificada la parroquia, manteniéndose el nombre de San Jerónimo de Las Tunas. En torno de la Iglesia se desarrollaban las festividades religiosas y los vecinos de hatos y corrales residentes en zonas alejadas del templo, iniciaron las construcciones de casas de yagua y guano alrededor de la misma.

La ciudad de Las Tunas se funda en 1796 en torno a la Parroquia San Jerónimo, en terrenos donados por los dueños de las propiedades colindantes que llamaron a los vecinos y esclavos a fundar el poblado.

El pueblo se fomentó rápidamente por las posibilidades que tenía para el comercio, la agricultura y la ganadería y en 1803, el cabildo fomentó su construcción con materiales sólidos y normas constructivas siguiendo las leyes de India.

El 27 de agosto de 1821, se constituyó la primera junta de sanidad.

En 1823 se construyó la primera cárcel, designándose como su alcaide al sargento retirado Don Francisco Salazar. Si el reo era de buena posición se pagaba los gastos durante el presidio, si era indigente o esclavo lo costeaban los vecinos.

Para 1846 la parte urbana de Las Tunas estaba poblada por 1.275 vecinos, que habitaban en 142 casas de mampostería y dos de embarrado y guano. Había además dos escuelas, una para niñas y otra para niños.

En 1848 le fue otorgado a Las Tunas el título de Villa, concediéndosele la jurisdicción propia.

En 1852 contaba la ciudad de Las Tunas con cuatro barrios, denominados Hormiguero, Colón, Fomento y Jurisdicción.

En 1853 por Real Cédula se le otorga a Las Tunas el título de ciudad.

El 26 de septiembre de 1876 durante la guerra de independencia Vicente García y sus hombres incendiaron la ciudad para que no cayera en manos españolas nuevamente, por esa razón apenas han llegado a nuestros días edificios de la época colonial. (...)

El 6 de noviembre de 1859 se publica el primer número del primer periódico que tuvo la ciudad de Las Tunas: "El Hórmigo".

Con la nueva administración política administrativa de 1866, la ciudad de Las Tunas fue incluida en el Departamento Central con Puerto Príncipe y Nuevitas.
Fue esta ciudad, la sede de la primera reunión que se realizara en Cuba para iniciar la lucha en 1868, presidida por Carlos Manuel de Céspedes y con representantes de Holguín, Camagüey, Bayamo, Manzanillo y Las Tunas.
Las guerras por la independencia fueron cruentas, la ciudad fue asaltada en cinco ocasiones por los cubanos, tres de ellas incendiada, una parcialmente y dos en su totalidad.

Al nombre de la ciudad se le adhirió el apéndice de “Victoria de Las Tunas” debido a la victoria española sobre los cubanos el 16 de agosto de 1869, nombre que se mantuvo hasta 1976, al aplicarse la nueva división político administrativa aprobada en el Primer Congreso del Partido en 1975 cuando la Opuntia que le dio nombre tan brava como los hombres que lucharon durante más de 100 años para darnos la independencia.