Juan Cristobal Nápoles Fajardo "El Cucalambé"

Juan Cristóbal Nápoles Fajardo (El Cucalambé) nació entre una población eminentemente agrícola y ganadera, en Las Tunas, el 1 de julio de 1829. Su padre, Manuel Agustín Nápoles Estrada, era propietario de terrenos en la finca El Cornito en las afueras de la ciudad de Las Tunas, donde vivió hasta los 29 años, nutriéndose de la sabia bucólica que circula por sus composiciones.

El Cucalambé

Periodista, editor, dramaturgo y pagador de obras públicas, fueron algunos de los oficios desempeñados por la figura más prominente de la espinela del siglo XIX en Cuba. Juan Cristóbal Nápoles Fajardo, cumbre del siboneísmo y el criollismo literarios, fue fuente de inspiración para poetas posteriores. Su primer libro publicado fue “Rumores del Hórmigo”, entre 1856 y 1857, luego aparecieron “Consecuencias de una falta”, drama en cuatro actos (en verso), en 1859. En 1974 se editó el volumen “Poesía Completa”. Nápoles Fajardo no solo escribió décimas, sino también sonetos, letrillas, epigramas y romances. Se dio a conocer como “El Cucalambé” que, según el ensayista y poeta Carlos Tamayo Rodríguez, significa cierto baile de negros, seudónimo festivo de Juan Cristóbal Nápoles Fajardo, que se corresponde con una parcela fértil de su obra, enraizada en los valores autóctonos de nuestro folclor latino-africano.

La popularidad de sus décimas no se agota, muchos las memorizan sin haberlas leído de tanto que las han oído repetir, a veces sin saber quien las escribió. Por eso se dice que su obra está más ligada a la voz que a las letras, y no se concibe una fiesta campesina cubana sin recitar o cantar sus versos al compás de una guitarra.

Juan Cristóbal Nápoles Fajardo desapareció a los treinta años, sin dejar huellas. Este hecho ha recibido diversas interpretaciones, ninguna de las cuales ha tenido la necesaria confirmación, aunque se cree en la posibilidad del suicidio.

En la zona de El Cornito, donde se encontraba el ingenio propiedad de su familia, en Las Tunas, aún se conservan las ruinas de lo que fuera la casa que habitó El Cucalambé, sitio donde cada año alrededor del primero de julio se le rinde homenaje al bardo tunero, con la celebración de la Jornada Nacional Cucalambeana.

Fue El Cucalambé uno de los más genuinos autores de la décima campesina de Cuba, popular e ilustrada a la vez, Fue periodista, editor y dramaturgo.